El día que Karla Luna le salvó la vida a un joven que sufrió un accidente

¿Un grito desesperado por Karla Luna? No, no es que México no olvide, es que la herida no se va, es que la infidelidad duele, pero la traición de una amiga desgarra. Son millones de mujeres las que han vivido algo similar y es imposible no ponerse en el lugar de la famosa fallecida y, es ahí cuando las emociones ganan, cuando Karla Panini se vuelve tendencia y una ola de comentarios en su contra estallan. Pero ¿Y si recordamos lo bonito?

Esta vez vamos a dejar atrás todos esos mensajes, esos audios, esos videos que manchan el nombre de alguien que luchó hasta el último suspiro por sonreír. Karla Luna quería seguir, por sus hijos, por ella, por la vida. Sin embargo, el cáncer volvió para arrancarle sus ganas, la pérdida de peso, la caída del cabello, el cansancio, el dolor, se le notaba en el cuerpo y en la piel.


Sin embargo, el cáncer no pudo con su ángel, con ese deseo de recordarle al mundo lo bonito que es vivir, aún con el sabor el amargo. Aún con grandes ojeras, Karla Luna, demostró, ser una mujer única, con los sentimientos nobles y sí, la apariencia salió sobrando, porque nadie prestaba atención a eso, cuando lo que transmitía era una lucha imparable.

Hoy, una madre, Juci Cisneros, comparte la historia de cómo gracias a Karla Luna, su hijo aún puede decirle mamá. Y es que, ¿Cómo puedes pagarle la vida de la persona que más amas a alguien? A alguien que para empezar no conocía y, aún así entregó lo mejor de ella en el escenario.

La entrañable historia sucedió en el 2016, la madre cuenta que Carlos, su hijo, entró en estado coma. El pronóstico no era bueno, los médicos dijeron que probablemente terminaría en una muerte cerebral. Por fortuna no fue así, pero Carlos no despertaba, la madre veía a su hijo con sondas por todos lados, con el terror de que ya no abriera los ojos.

El neurocirujano dijo que requería de urgencia un medicamento, lamentablemente en el IMSS, no contaban con él y, desde luego, era bastante costoso. Así que, gracias a amigos y conocidos comenzaron a organizar rifas y eventos a favor de Carlos.



Pero, hubo alguien especial, la madre la llama Karlita Luna y cómo no, si le salvó la vida a su hijo. Una amiga de la madre la conocía, le contó sobre el caso y ella ni siquiera lo dudó, se ofreció a dar un show para recaudar fondos. Pero la vida a veces es cruel y arrebatada, no te avisa, no le avisó a Karla Luna, que justo muy cerca de la fecha del evento el cáncer la volvería a atacar.



La madre de Carlos lo comprendió, sabía que Karla Luna, no estaba en condiciones y tampoco la juzgó. Pues, no conocía el enorme corazón y valor de esa mujer, porque aún con el cáncer golpeando su alma, ella se levantó y fue a dar el show, los fondos se consiguieron y Carlos tuvo su medicamento.

El hecho es que bastaron 4 días, Carlos comenzó a reaccionar y todo salió perfecto. Para esta madre Dios es bueno y Karla Luna, un ángel que muchos no van a olvidar, porque no se vale que gente tan buena pase por tanto dolor.

En paz descanse, Karla Luna