10 mitos que debes dejar de creer…


¿Cuál de estos gigantescos animales te pareció más escalofriante? 

¡Has vivido engañado toda la vida! Muchas cosas que nos enseñaron en la primaria resultaron ser una completa mentira, ya que la ciencia ha avanzado tanto que la verdad, finalmente ha salido a la luz. Descubre estas cosas increíbles que resultaron ser completamente falsas.


10.- El jabón en barra no mata los gérmenes.



¡Así es! Por más extraño que parezca, el jabón de barra no las mata, solo crea una delgada capa resbaladiza en tus manos que las desplaza al momento de lavarlas, quitándolas de tu cuerpo. Pero entonces, ¿en dónde quedan esas bacterias? Algunas se van por el drenaje cuando te enjuagas y otras, lamentablemente, se quedan pegadas en tu jabón.

9.- Los sabores no son detectados por áreas de la lengua.



Seguramente en la escuela te enseñaron que cada sabor es detectado por partes específicas de la lengua, sin embargo esto es totalmente falso; tus papilas gustativas detectan todos los sabores con la misma eficacia. Este malentendido se originó gracias a una traducción incorrecta de un informe alemán.

8.- Los dientes blancos no son 100% saludables.



La publicidad y los medios nos han hecho creer que entre más blancos sean los dientes más saludables son, pero la realidad es que no es así, pues el color de los dientes puede variar en cada persona debido a su edad, genética y hábitos alimenticios. Para tener dientes 100% blancos se requieren tratamientos químicos que pueden causar sensibilidad en la boca.

7.- Nadar después de comer no es peligroso.



Este uno de esos mitos que solo sirven para que los niños hagan caso, pues no existe evidencia científica que afirme que nadar después de comer es peligroso, pues ni calambres, ni vómitos o alguna otra consecuencia tienen relación con comer previo a tocar el agua, tal como lo afirman varios estudios reportados por la BBC.

6.- Orinar sobre una picadura de medusa no es bueno.



Este asqueroso mito se ha expandido casi como una verdad absoluta, pero según La Sociedad Americana de Química es una pésima idea, pues la medusa desprende nematocistos, partes celulares capaces de seguir liberando veneno después de ser desprendidos del animal y cualquier cambio que reciban puede aumentar su actividad, lo que solo provoca más daño. La solución ideal es usar la misma agua de mar o vinagre.

5.- Hemisferio izquierdo y derecho.



La creencia popular afirma que la parte derecha de tu cerebro es la parte creativa, mientras que la izquierda es la parte racional, por lo que muchos piensan que depende lo que hagas o pienses es la parte del cerebro que utilizas. Esto es totalmente equivocado, pues tu cerebro utiliza ambas zonas para realizar cualquier actividad.

4.- 1 año humano es igual a 7 años perrunos.



Es cierto que los perros envejecen más rápido que los humanos, pero el mito de que un año humano equivale a 7 años perrunos, es algo totalmente falso, pues según reporta The Wall Street Journal, eso de los 7 años perrunos fue una estrategia de marketing por parte de los veterinarios. Una forma más acertada de calcular es ver el tamaño del can, ya que mientras más grandes sean envejecen más rápido.

3.- El modo incógnito de tu navegador no es tan seguro.



La opción de modo incognito en Google Chrome o cualquier otro dispositivo no es tan privada como tú lo crees, ya que solo evita que se guarde información en el historial, pero tu actividad puede seguir siendo rastreada por los sitios web que visites, tu proveedor de internet o la red a la que estés conectado. ¿Ya no suena tan seguro, verdad?

2.- Las uñas no siguen creciendo después de morir.



Existe la creencia popular de que al morir tus uñas seguirán creciendo; esto no es cierto, pues tu cuerpo no tiene la suficiente glucosa para producir nuevas células, tal como informa la BBC. Lo que sucede es que tu piel se retrae y se descompone, esto crea la ilusión de que las uñas crecieron.

1.- Las moscas no viven 24 horas.



Una mosca común adulta vive de 15 a 25 días; pero en condiciones óptimas llega a superar hasta los 60 días. Eso dependerá principalmente de la temperatura ambiente y del acceso al alimento, tal y como lo menciona Muy Interesante.

¿Cuál de estos mitos te sorprendió más?, déjalo en los comentarios y si quieres una segunda parte no olvides darle like y compartir a esta nota.